NEUROCIENCA

Método Sáncal se basa en el conocimiento científico de cómo repercute la música a nivel cerebral en las distintas etapas de la vida, nos basamos en revistas de alto impacto internacional y autores expertos en el ámbito de la Neuropsicologia Cognitiva y de las Neurociencias.

ESCUCHAR MÚSICA

 

Desde el pabellón auditivo hasta las áreas auditivas de la corteza, se suceden multitud de fenómenos capaces de cambiar nuestras emociones.

Sentir las cualidades de la música como tono, ritmo y melodía de forma conjunta nos permite disfrutar de una experiencia sensorial única. Para llegar a ello, desde que recibimos el sonido hasta que seguimos el ritmo con el pie, nuestro cerebro divide estas cualidades para procesar este fenómeno complejo

Sin embargo existe una gran diferencia entre escuchar y practicar música.

PRACTICAR MÚSICA

 

El desempeño musical conlleva una serie de procesos cerebrales catalogados de orden superior, entre los que se encuentran  tareas de coordinación, atención, memoria y funciones ejecutivas entre otras.

Podemos decir que tocar un instrumento musical es el equivalente a una actividad física completa, convirtiéndonos a nivel cerebral en deportistas de élite. Las áreas estimuladas a través de la música están involucradas en multitud de actividades de la vida diaria, por lo que tareas con una alta demanda cognitiva se verán beneficiadas.

Sin embargo, dentro de la práctica de los diferentes instrumentos musicales existen diferencias en la repercusión que pueda tener a nivel cerebral.

TOCAR EL PIANO

 

El piano es un instrumento polifónico, que es capaz de emitir a la vez diferentes sonidos. Esta cualidad permite disfrutar de su aprendizaje desde etapas muy tempranas. Además, para poder tocarlo, necesitamos desarrollar movimientos rápidos y precisos con ambas manos, a diferencia de otros instrumentos.

La estimulación del cerebro con el piano es intensa: repercute en la activación de diferentes áreas de ambos hemisferios, por lo que se convierte en una actividad multimodal compleja en la que confluyen información visual, auditiva y motora. Es por ello que se convierte en la mejor herramienta de estimulación cognitiva.

Para optimizar este entrenamiento y conseguir el máximo desarrollo de habilidades como la atención, la memoria,  coordinación y velocidad de procesamiento,  Método Sáncal ha diseñado una metodología multidisciplinar adecuada a las necesidades de cada usuario.