NEUROCIENCA

Método Sáncal se basa en el conocimiento científico de cómo repercute la música a nivel cerebral en las distintas etapas de la vida, nos basamos en revistas de alto impacto internacional y autores expertos en el ámbito de la Neuropsicologia Cognitiva y de las Neurociencias.

ESCUCHAR MÚSICA

La música es capaz de cambiar nuestras emociones, sentimientos, y estados de ánimo.

Los componentes básicos de la música como el tono, ritmo y melodía nos permiten disfrutar de una experiencia sensorial y auditiva única.

Nuestros cerebro recoge estos componente de manera separada, uniéndolos en un proceso íntimo como es escuchar música.

Por este motivo, existe una gran diferencia entre practicar y escuchar música.

PRACTICAR MÚSICA

El desempeño musical conlleva una serie de procesos cerebrales como: la coordinación, atención, memoria y funciones ejecutivas entre otras.

Tocar un instrumento musical, en concreto el piano, es equivalente a realizar una actividad física completa. ¡Convirtiéndonos a nivel cerebral en todo un deportista de élite! Las áreas estimuladas a través de la música están involucradas en multitud de actividades diarias, como por ejemplo conducir. De este modo, tareas con una alta demanda cognitiva como estudiar para un examen ¡Se verán beneficiadas!

TOCAR EL PIANO

El piano es un instrumento polifónico, que es capaz de emitir a la vez diferentes sonidos. Esta cualidad permite disfrutar de su aprendizaje desde etapas muy tempranas. Además, para poder tocarlo, necesitamos desarrollar movimientos rápidos y precisos con ambas manos, a diferencia de otros instrumentos.

La estimulación del cerebro con el piano es intensa: repercute en la activación de diferentes áreas de ambos hemisferios, por lo que se convierte en una actividad multimodal compleja en la que confluyen información visual, auditiva y motora. Es por ello que se convierte en la mejor herramienta de estimulación cognitiva.