¿Por qué el piano? - Método Sáncal
21714
post-template-default,single,single-post,postid-21714,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.6,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

¿Por qué el piano?

Se trata de una pregunta recurrente cuando hablamos de nuestro proyecto a los demás. ¿Por qué el piano y no otro instrumento?.

 

Empezaré comentando sobre el manejo del instrumento. En piano, tan solo basta con presionar con uno de nuestros dedos una tecla y ¡walá!, el martillo golpea la cuerda, ésta vibra y se produce el sonido. En comparación con los instrumentos de cuerda, en el que hay que posicionar los dedos de la mano dominante en una compleja configuración para ejecutar el acorde concreto. O los instrumentos de viento, donde debemos ajustar la cantidad de aire que entra, manejar la lengüeta y aguantar aire en nuestros carrillos. Sin duda la técnica a priori parece complicada.

 

El piano es un instrumento de percusión, pero una de las características que lo hace diferente del resto de los miembros de su familia es su propiedad polifónica. Se puede ejecutar varias notas a la vez, combinadas da lugar a una rica experiencia musical que para aquellos que estén empezando supone una sensación placentera con el instrumento desde el principio. Nunca olvidaré mi frustración cuando intenté aprender a tocar la guitarra.

 

La práctica del piano requiere de la coordinación del movimiento de las manos y dedos con información sensorial auditiva, visual y somatosensorial [1]. Esta relación queda reflejada por estudios que muestran un incremento en la velocidad de ejecución [2] y mejoras en la precisión de la pulsación de las teclas [3] después de un entrenamiento musical. Esto es debido al aumento de conectividad entre cerebelo y corteza motora primaria [3].

 

Ambos hemisferios participan, se usa la psicomotrocidad fina en ambas manos, mientras que en el resto de instrumento ésta queda relegada a una sola mano. Los violinistas ejecutan movimientos precisos finos con una de las manos mientras que la otra realiza movimientos de psicomotricidad gruesa. Se aprecian diferencias anatómicas entre aquellos músicos de teclado frente a aquellos de cuerda, encontrándose desarrollado en ambos hemisferios en el caso de los pianistas mientras el desarrollo es más patente en uno de los hemisferios en los músicos de cuerda[4].

 

Además de los beneficios motores, comienzan a emerger estudios que muestran beneficios cognitivos tras el entrenamiento pianístico. En un grupo de adultos mayores después de seis meses de entrenamiento, mejoraron algunas funciones cognitivas [5] (función ejecutiva y memoria de trabajo) frente al grupo control que realizó otro tipo de actividades.

 

Después de este repaso, espero que haya quedado claro el por qué del piano frente a otros instrumentos: se adapta a todas las edades (desde niños a adultos mayores), su característica polifónica nos resulta agradable (tanto que fue prohibida durante el siglo XIV) y su implicación en la rehabilitación motora y cognitiva está siendo demostrada por diversas investigaciones. Desde Método Sáncal, investigamos y usamos el piano como herramienta rehabilitadora, ahora sabes el por qué.

 

Gracias por estar ahí.

 

Ángel Yorca

 

  1. Herholz, S.C. and R.J. Zatorre, Musical training as a framework for brain plasticity: behavior, function, and structure. Neuron, 2012. 76(3): p. 486-502.
  2. Chong, H.J., et al., Finger exercise with keyboard playing in adults with cerebral palsy: A preliminary study. J Exerc Rehabil, 2013. 9(4): p. 420-5.
  3. Alves-Pinto, A., et al., fMRI assessment of neuroplasticity in youths with neurodevelopmental-associated motor disorders after piano training. Eur J Paediatr Neurol, 2015. 19(1): p. 15-28.
  4. Bangert, M. and G. Schlaug, Specialization of the specialized in features of external human brain morphology. European Journal of Neuroscience, 2006. 24(6): p. 1832-1834.
  5. Bugos, J.A., et al., Individualized piano instruction enhances executive functioning and working memory in older adults. Aging Ment Health, 2007. 11(4): p. 464-71.

 

Tags:

No comentarios

Publicar un comentario